viernes, 21 de octubre de 2011

Museo Nacional Ferroviario Raúl Scalabrini Ortiz

Museo Nacional Ferroviario “Raúl Scalabrini Ortiz” (Av. del Libertador 405 y Suipacha), perteneciente a la Administración de Infraestructuras Ferroviarias, Sociedad del Estado (ADIF SE).

El Museo Nacional Ferroviario Raúl Scalabrini Ortiz permite conocer a fondo la historia del ferrocarril, una de las invenciones más trascendentales de la humanidad.

En sus tres amplias salas podremos conocer un recorrido histórico desde el primer servicio ferroviario (1857) con el avance las lineas férreas, la construcción de estaciones ferroviarias, la incorporación de nuevas máquinas y coches.

También en un sector dedicado a publicaciones, que tiene como principal referencia a Scalabrini Ortiz y sus distintos libros y revistas en las que participó, desde manuscritos originales con su firma, ejemplares de la Revista Que, cuadernos de FORJA, sus libros más destacados sobre la historia ferroviaria argentina.

Hay todo tipo de equipamiento ferroviario, desde aquellos boletos de cartón hasta gorras de uniformes del personal, vajilla, envases y elementos de comedor, equipos fotográficos históricos, lamparas, máquinas de escribir y de sumar que llaman la atención por sus dimensiones, modelos de viejas boleterías, carros con equipos contra incendios, placas identificatorias de distintas máquinas, equipos de fragua y fuelles, señales que indican la circulación de las formaciones, maquetas de distintas locomotoras, desde las más antiguas hasta los proyectos de electrificación del ferrocarril Roca hasta La Plata (1985), bocinas de locomotoras, un vehículo de inspección de trocha angosta (1913), teléfonos y equipos de comunicaciones y correo.

Imágenes y fotografías que tienen importante valor documental y testimonian la actividad del ferrocarril durante siglo y medio.

En nuestro país, la primera línea férrea se inauguró el 29 de agosto de 1857,apenas unos años después que comenzara a correr en Europa.

El recorrido, de sólo diez kilómetros, fue acometido por la locomotora “La Porteña”, que traccionó el tren inaugural, uniendo la estación del Parque (donde hoy se encuentra el Teatro Colón) y la estación La Floresta (actual Plaza Flores).

Este emprendimiento fue el producto de iniciativas y capitales netamente argentinos.

Entre el patrimonio del Museo se destaca la maqueta original de la Estación Once de trenes, la verja de hierro de la Estación Parque del Ferrocarril Oeste.

Entre otras piezas se pueden apreciar diversos telégrafos, teléfonos, cornetines, campanas, uniformes del personal, muebles, relojes, juego de cocina, lavatorios decorados y muebles de los coches de pasajeros.

El Museo se creó en 1971. Tiempo después se lo bautizó con el nombre de Raúl Scalabrini Ortiz, en homenaje a su lucha por la nacionalización de los ferrocarriles extranjeros.

La historia de este revolucionario medio de transporte es contada a través de, por ejemplo, una boletería de 1913, un coche de doble comando de trocha angosta del año 1922, que fuera usado para el transporte del personal superior de procedencia norteamericana, una colección de teléfonos a magneto, con un facsímil del primer aparato instalado en Buenos Aires en 1882, una serie de antiguos relojes de péndulos, de aparatos de telegrafía tipo Morse y de farolería ferroviaria, entre otras piezas históricas.


GALERIA DE FOTOS

2 comentarios:

  1. lamentable que el museo nacional ferroviario no tenga un tren "tamaño real"

    ResponderEliminar
  2. a partir de junio 2014 cada sábado y domingo, a las 14 y 16 horas se pueden visitar dos coches presidenciales.

    ResponderEliminar