martes, 13 de diciembre de 2011

Barrancas Abdón Castro Tolay, Puna Jujeña

Barrancas Abdón Castro Tolay es una modesta población en el centro de la puna jujeña. Está ubicada a unos 3.600 metros de altitud y tiene aproximadamente 500 habitantes, con una escuela primaria donde asisten cerca de 100 chicos de la zona.

El pueblo tiene calles amplias, típicas viviendas de adobe y cardón, casi ningún vehículo, una plaza central 9 de Julio que homenajea a su fundador -el maestro Castro Tolay-, frente a ella una sede policial y sobresaliendo frente a las demás construcciones el blanco de su iglesia honor a la Virgen del Valle con su doble campanario. El pueblo fue fundado hace un centenario -en 1903-, reuniendo a los pobladores de la región, a orillas del Río Barrancas y frente a comienzo de un enorme paredón de piedra que da nombre al lugar.


Llegamos hasta Barrancas, saliendo de Purmamarca por la Ruta Nacional 52 hacia el Paso de Jama, en el camino ascendimos la imponente Cuesta de Lipán, atravesamos el océano blanco de las Salinas Grandes, encontramos pequeñitos poblados como Tres pasos y Cerro Negro.

Al borde de la ruta nos acompaña el gasoducto a Chile y un tendido eléctrico a medio hacer. Sobre los techos de las casas de adobe se destacan los paneles solares que son el único abastecimiento de energía con que cuentan las viviendas de la zona -los poblados más grandes como Susques, cuentan con una usina propia-.

Para llegar a Barrancas debemos realizarlo en un vehículo propio porque no conocemos que exista transporte público. Debemos desviarnos de la Ruta Nacional 52. Cerca del kilómetro 100 encontramos una estación de control del gasoducto y un camino que se interrumpe en un arenal al intentar cruzar el río. Mejor seguir hasta el kilómetro 105 ó 106 de la Ruta 52.

Allí hay un cruce con la Ruta provincial 75, un camino de tierra arenosa que pese a todo resulta transitable por todo tipo de vehículo -siempre que por las lluvias no crezca el río- y que a lo largo de 16 kilómetros nos lleva hasta la oficina de turismo de Barrancas.


Reserva Natural y Cultural Barrancas

Barrancas tiene su proyecto turístico. Por ahora parece no contar con alojamiento o un lugar donde tomar un café. El proyecto ESPEJOS DE SAL ofrece guías para organizar nuestra visita a esta región de la Puna. 

Barrancas cuenta con riquezas naturales y arqueológicas que quieren cuidar y difundir. Por eso, luego de llegar al pueblo debemos contar con un guía local para poder visitar las muestras de arte rupestre, pinturas y grabados en las piedras de los barrancos, al norte del poblado.

Encontramos a nuestro guía preguntando entre los vecinos y nos cuenta que es parte de un proyecto de una cooperativa local junto al Municipio. Recorremos unos 4 kilómetros de barrancas, mientras nuestro guía nos sorprende con una completísima y detallada explicación del lugar, nos muestra pinturas de llamas, de tejidos, de otras figuras en distintos lugares del barranco, también grabados bajo relieve de llamas, corrales, chamanes, otros animales. Lo más destacado son unas piedra-mapas que reproducen la región con su río y sus corrales de animales.

Las barrancas opuestas del río muestran distintas formaciones producto de la erosión.

En las pinturas en las rocas observamos distintas tonalidades del rojo, blanco y oscuros utilizando variedad de técnicas y materiales como arcillas, sangre, cal, grasa animal que han logrado una durabilidad que llega hasta la actualidad.

Esta fue zona de pueblos ganaderos que se movilizaban rotando las tierras de pastoreo para cuidar su flora y no agotar la vegetación. También en un proceso de domesticación de las llamas que produjo un asentamiento de las población. De su ganado extraían desde carne hasta elaboraban tejidos que luego intercambiaban con otros pueblos más abajo dedicados a la agricultura -entre ellas 50 variedades de papa-.

GALERIA DE FOTOS:


MAPA:

Ver Noroeste - Argentina en un mapa ampliado

DATOS UTILES:

Espejos de sal

Rumbo Jujuy

Barrancas, la sorpresa jujeña

No hay comentarios:

Publicar un comentario