sábado, 27 de octubre de 2012

Iglesia de Uquía

La Iglesia de Uquia fue terminada de construir en 1691, levantada en honor de la Santa Cruz y bajo la advocación de San Francisco de Padua. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941. se ubica frente a una pequeña plaza, en la localidad de Uquía, al borde de la Ruta Nacional 9 -centro de la Quebrada de Humahuaca-.

Construida con gruesas paredes de adobe, su torre se encuentra separada del edificio. Cuenta con altares tallados a mano en madera y revestidos en dorado a la hoja. en su interior se presenta una colección de pinturas con motivo de los ángeles arcabuceros, el retrato de San Ignacio de Loyola, realizado por el pintor altoperuano Matheo Pisarro.

En el retablo se encuentra un cuadro con cuatro imágenes: una del Ecce Homo, otra de la Inmaculada y dos de la Virgen de la leche.

Fruto de la pintura cuzqueña, que combinó la cultura indígena con la religión católica, en su interior se representan a los Ángeles Arcabuceros en grandes cuadros, imagenes realizadas durante el periódo hispánico y que se encuentran en distintas iglesias de la zona andina. Se representan ángeles vestidos a la usanza de los Tercios de Flandes, militares españoles del Siglo XVII, de la época del rey Carlos II (el último de la dinastía de los Austrias hispanos).

El carácter angélico de los seres representados en los cuadros está dado por los rasgos marcadamente andróginos de los rostros y por las alas. Sus nombres proceden de los textos bíblicos, curiosamente es de las pocas series que fueron pintadas identificando a los ángeles con nombres, aunque solamente tres ángeles: Miguel, Rafael y Gabriel hayan sido aceptados por la Iglesia Católica, pero a pesar de las prohibiciones, se siguieron pintando otros muchos con nombres como Uriel, Osiel, Yeriel, Eliel, Salamiel, Barakiel y otros, cuyos nombres probablemente proceden de diversos escritos judeo-cristianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario