lunes, 2 de septiembre de 2013

Feria de Mataderos, septiembre 2013

Hay muy diversas ferias en la Ciudad de Buenos Aires, algunas itinerantes recorren los barrios ofreciendo alimentos frescos, productos orgánicos, ferias de fin de semana, dedicadas al turismo con la de calle Defensa y Plaza Dorrego, de muebles y antigüedades como el Mercado de Pulgas, ferias de todo un poco como la de Parque Centenario, de libros como en Parque Rivadavia, Centenario, Tribunales y Plaza Italia. Quizás la Feria de Mataderos, que acaba de festejar sus 27 años, sea la que integra todas esas propuestas. 

Una variedad de puestos y artesanos nos ofrecen los sabores con nuestros alimentos regionales, panes caseros, empanadas, vinos y aceites, quesos y fiambres, dulces y pastelitos. Su lado más criollo representado en la talabartería, los trabajos en cuero, los mates de todos los materiales y diseños, los tallados en madera.

Lo urbano con el fileteado, la música, los libros, antigüedades, los tejidos representando lo norteño –especialmente de Catamarca y Santiago del Estero-, instrumentos musicales que van desde guitarras hasta ocarinas o cajas de percusión, el trabajo de dibujantes ofreciendo sus retratos personales en pocos minutos, fotógrafos con sus petizos o su llama para los más pequeños, vendedores de frutas caramelizadas, remeras pintadas a mano con motivos de culturas aborígenes, los coloridos de los trabajos en vitrofusión, en piedra, cuadernos y papeles artesanales. 

Arriba del escenario junto al Monumento al Resero pueden interpretar una versión de Kilómetro 11 y abajo varias decenas de parejas bailarán los ritmos correntinos, puede seguir alguna chacarera o un grupo de bailes andinos, hasta algún tango. La fusión de las distintas corrientes que han formado nuestra presente argentinidad no entran en conflicto, lo urbano y lo campero, sino que se mezclan con total naturalidad. El barrio porteño se combina con lo provinciano, las familias con los turistas. 

En la esquina se encuentra el centenario Bar Oviedo, antigua pulpería. A una cuadra el tradicional Frigorífico Riosma ilustrado con murales sobre la historia del barrio. Bajo la antigua construcción del Mercado de Hacienda se encuentra el Museo de los Corrales. Algunas pintadas callejeras nos advierten que estamos en la “República de Mataderos” casa de Nueva Chicago, no falta un homenaje a Sebastián Boro o un escudo peronista.

Sobre la Avenida Lisandro de la Torre –hacia el sur- se desarrollan las carreras de sortijas, hacia el norte hay una feria de todo un poco donde se mezclan los productos importados, ropa, juguetes, cosas usadas, cantantes callejeros de cumbia, con puestos ambulantes de venta de choripán, alguna parrilla improvisada en una vieja casa y una pista de skate.


GALERIA DE FOTOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario