lunes, 25 de agosto de 2014

Festival y Mundial de Tango 2014

Alguien repite en una radio oficialista que el tango ha muerto. La idea resulta un cliché sin fundamento, la negación quizás por mezquindad, quizás por ignorancia. Piazzolla, Atahualpa o Spinetta ya no están pero nadie diría que el folclore o el rock han muerto.

El Festival de Tango y Mundial de Baile ya lleva más de una década renovando todos los años su propuesta desde que nació precariamente en el edificio Harods de la peatonal Florida. La historia del tango es rica en grandes creadores e intérpretes populares, cada edición tiene sus especiales homenajes, en esta oportunidad por el centenario del nacimiento de Aníbal Troilo, con una muestra de ilustraciones de Hermenegildo Sabat como por charlas e conciertos.

Poniendo en evidencia la vitalidad de las milongas, la historia a través de la recreación de la obra de los más grandes creadores del género, la fusión que proponen las nuevas generaciones con otras músicas, el atractivo y la masividad del público que asiste a ver las actuaciones musicales, los turistas y los músicos que participan desde distintos lugares del mundo, la popularidad y la diversidad social, el estudio de la música y la producción de vestidos y calzado, los coreógrafos, las escuelas de baile, las ediciones discográficas y también publicaciones.

Este año redobla su apuesta por la popularidad instalándose en el Distrito de las Artes, especialmente a través de la Milonga del Puerto, espacio abierto dedicado especialmente al baile, combinando orquestas típicas y DJs.

El otro gran escenario es la Usina del Arte, con su imponente auditorio, su nueva sala de cámara, donde actúan diversas generaciones de músicos y creadores, los nombres más tradicionales y las nuevas generaciones, grandes cantores y músicos internacionales. No faltan tampoco las producciones especiales promovidas desde la dirección artística del Festival.

La idea del Distrito de las Artes, en el corazón del portuario barrio boquense, va tomando forma cuando el Festival promueve una movilización de porteños y visitantes, músicos, bailarines y público para alimentar y crear nuevos espacios que recorremos caminando las callecitas entre la Usina del Arte, el Galpón de la Boca y el Teatro de la Ribera.

Lejos de las mezquindades y negaciones que tanto afectan nuestra convivencia, lo que sobresale en cada edición del Festival es su casi anónima dirección artística.

Difundiendo el Museo del Cine, con murales callejeros temáticos, con visitas guiadas, con gastronomía local que crece y se refuerza como el Bar Portuario, Agarrate Catalina o el novísimo Radio Bar, con músicos y bailarines en las calles,

Falta aún el evento culminante del Festival, con dos galas en el estadio Luna Park, donde luego de un extenso concurso donde participaron más de mil parejas, en sedes internacionales y también nacionales, se definan los premios en las categorías de Tango de Pista, y Tango Escenario, acompañadas con shows musicales y coreografías con la participación de Sandra Mihanovich, Horacio Ferrer y Julia Zenko.

GALERIA DE FOTOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario