miércoles, 10 de junio de 2015

Brealito, Laguna y Finca de Luracatao, Valles Calchaquies, Salta

Parto en bicicleta bien temprano de Seclantás por la Ruta Provincial 56 hacia el oeste por un camino árido rodeado de cardones de hasta 10 metros de altura.

Hay que ascender hasta los 2.400 msnm donde encontramos una apacheta y una cruz, cuando tenemos al frente una gran formación rojiza y empezamos a transitar por un valle de mucha vegetación y humedad.


Brealito se encuentra a unos 13 kms de Seclantás, es un pequeño poblado ubicado en el centro de un vallecito y rodeado de cerros que lo protegen.

BREALITO

En Brealito se destacan algunas casas a lo largo del camino que llega hasta la iglesia, una escuela importante, un sector de camping con fogones y mesas, un arroyo con sus pequeñas cascadas, fincas con cultivos de pequeños agricultores, algunas arboledas nativas y álamos que protegen de los vientos, un viejo bar que está cerrado.

Desde Brealito se puede acceder por dos senderos hacia la Laguna Brealito pasando por una zona donde se ubican pinturas rupestres. Este recorrido demanda unas dos horas y es recomendable hacerlo con guía.
Retomando la Ruta Provincial 56 continuamos el ascenso por una nueva zona de cardones, piedra y cerros, hasta un abra a 2.700 msnm desde el que tenemos una vista panorámica de la Laguna de Brealito y su entorno.

FINCA LURACATAO

Aquí el camino desciende fuertemente por una recorrido de cornisa hasta llevarnos al ingreso a la Finca Luracatao donde se puede acceder a las costas de la laguna. Hay que pagar una pequeña entrada. Luracatao en idioma "kakan" significa "pueblo alto".

En el lugar hay algunas construcciones de adobe abandonadas y una pequeña capilla. En la laguna de fondo barroso hay pesca deportiva de pejerrey de mojarra. Una laguna en esta zona árida y donde el agua resulta siempre escasa y estacional es un paisaje muy particular.
Una caminata nos lleva hasta unas piedras gigantes, algunas cuadrangulares con ángulos rectos perfectos, que parecen los restos de un derrumbe descomunal. A un lado hay un alero con un antiguo centro ceremonial indígena y pinturas rupestres en la pared, donde se ven figuras antropomorfas y varias caravanas de llamas con un aborigen al frente.

Siguiendo aún más allá por la Ruta Provincial 56 recorremos una camino que cruza bosques de algarrobo y molle, cauces secos de arroyos, formaciones de paredes rojizas erosionadas, plegamientos en 45 grados. Llegamos hasta el Río Luracatao donde el camino cruza con un gran puente de hormigón. Aquí se encuentra un pequeño poblado El refugio.

EL REFUGIO, CAMINO A MOLINOS

El Refugio cuenta con una gran escuela, algunos ranchos, una iglesia construida por la colectividad alemana, un cementerio con sus características flores coloridas. El camino principal rodea las sierras de Luracatao para llegar a varias poblaciones con sus valles.

Otra opción es tomar una huella que une El refugio con Molinos. Es un camino que bordea la Quebrada del Río Luracatao, con sus vueltas, barrancas, cuestas, cauces secos de arena y de piedra, un paisaje hermoso aunque un camino en mal estado de imposible tránsito para vehículos comunes.


GALERIA DE FOTOS




MAPAS





No hay comentarios:

Publicar un comentario